Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 2 de abril de 2014

Cuando la iglesia se vuelve una carga.

Cuando....

      Recuerdo cuando apenas se manifestó el Señor a mi vida, en mi hogar mientras leía la Biblia en el evangelio de Juan, el hambre y la sed de justicia que se habían apoderado de mi, era algo nuevo para mí.
       Sentía que en la Biblia, iba a encontrar la saciedad que estaba necesitando, así que me compré una Biblia Arcoiris y a eso de las 19.00, me puse a leerla desde el primer capitulo del evangelio de Mateo. Eran las 12.00 de la noche y estaba terminando el Apocalipsis.
       Despues de una vida plagada de errores, sentía en mi interior que estaba capacitado para comportarme como debía. Cada Versiculo acerca del comportamiento cristiano, estaba dentro mío, vivo y en movimiento, cambiando mi ser.

       Estoy contando esto no por predicarme a mi mismo, sinó porque quiero dejar bien sentado que: 
  1.  La Fidelidad de Dios, nada tiene que ver con los comportamientos de los hombres que actuan según su engañoso corazón
  2. Porque quiero darle Gloria al Señor por haberse manifestado a mi vida con tanto amor.
  3. Porque quiero testificar en estos tiempos convulsivos, acerca de la fidelidad de la Biblia.
 Luego de esa noche, me acerqué a una iglesia del barrio, empecé a servir en lo que podía, la limpieza, las consolas, asistir al pastor. Todo era muy ameno.

!Como disfrutaba las reuniones!  Llegaba con mi nueva Biblia, me arrodillaba, tomaba apuntes, oraba ferviente, acompañaba a la anciana que lo necesitara, visitaba a los hermanos. Todos eran personas espectaculares, incluso el pastor. Aún hoy no tengo nada negativo que decir de él.

 Un hombre muy ordenado en las cosas del Señor.

Mi novia, en ese momento, hoy mi esposa estaba mal espiritualmente, aún no había tenido su experiencia con el Señor, y su bienestar me preocupaba mucho.


Un día, me llama por telefono otro pastor, al cual mi amigo le había hablado de mí, y me empieza a decir que mi novia estaba peor que yo, y muchas cosas que me asustaron mucho, así que fuí a verlo para que me ayude, y terminé recibiendo"revelaciones" del Señor, en fín.....me fuí de la otra iglesia, cuando me estaba por casar en aquella, y me casé en esta....

Tras 9 años de maltratos, comparaciones, y una mochila superpesada, desperté dandome cuenta que Dios no obra así, que me estaba mueriendo espiritualmente, que la Palabra no se escudriñaba como era digno de cristianos, que no se repetaba ni la reunión de oración, y que el desorden no es un lugar que honre a Dios, ni físico, ni espiritual.


Así que me fuí despues de una charla, ayuno y oración, y no estoy yendo a una iglesia en lo actual.

Me dí cuenta que uno es iglesia, y donde debe primerar el orden, la oración, los himnos y canticos espirituales, la Palabra, es dentro de cada cristiano, luego reunirse con otros.

A mi no me agradó nunca eso de ir de iglesia en iglesia, así que mientras no estaba yendo veia como muchos conocidos iban de un lugar a otro.

!Cuantas desepciones de personas que invocaban el nombre del Señor!

Un día dí con la página de www.estudiosmaranatha.com  y me acomodó muchisimo los pensamientos, me ayudó a desaprender muchas cosas extrabíblicas, a desaprender supersiticiones, jergas de iglesia, expresiones clichés, falsas creencias. a recordar ciertas cosas que yo veía que estaban mal pero como todo el mundo lo hacía....

Me limpió un montón de falsas doctrinas, y creo que Cristo puso a Jack Fleming en mi camino y a su página.


Me siento libre de la opresión religiosa, libre de las mentiras de iglesia, libre de tener que hacer algo porque lo tenés que hacer y a tal horario, sinó estás en rebelión. Libre...

Amo al Señor con mi vida misma, y aprendi muchas cosas que siempre estuvieron delante de mi en La Palabra pero no las veía. 


Porque mientras estaba aprendiendo de la Biblia, me cruzé con personas que la entendían por mi, cometi el error de permitir eso. 

Cometí el error de tomar la superstición de la cobertura de los hombres antes que la de Dios.

Hoy me congrego con mi esposa, y mis hijos, en nuestro hogar. Leemos, cantamos, oramos, partímos el pan el Domingo, adoramos, gozamos de Dios y aguardamos su venida.

Si estás confundido, lastimado, cansado de tu iglesia, si sientes que estás haciendo las cosas por rutina, por obligación, por presión, sabé que hay algo mejor y mas acordé con la voluntad de Dios... Su Palabra, y aunque pienses lo contrario, vale la pena conocerla...

Yo me cansé de la iglesia, pero no de La Iglesia, la que fué lavada con la Sangre de Cristo, la que él santificó y va a venir a buscar, soy parte de esa Iglesia, el Señor me puso ahí y nada me va a arrebatar de la mano de mi padre. 

De la iglesia que estoy cansado es de esa que habla la Biblia, la última, la de Laodisea, la rica, que cree no tener necesidad de nada, que le provoca nauseas al Señor.

La iglesia religiosa, opresora que vino a ser morada de muchas aves del cielo, la que está apostatando, tras la música del mundo con letras cristianas, la que comercializa la fé, las almas, la que dejó al Señor afuera, la que está idolatrando el dinero, la que se reune para dar mensajes que complacen los oídos del pecado y adormecen las conciencias de los hombres.

La iglesia que vende Biblias de apostatas, que vende sus seminarios, sus campamentos, que rifa sus pizzas, que explota a las mujeres, que destruye matrimonios y familias con sus presiones "del deber"
que esquilma los bolsillos con el invento del diezmo que Dios jamás mencionó para ningún cristiano.


Esa es la iglesia de la que me salí, para no ser participe de sus plagas. (Apocalipsis 18:4)

Me siento tan agradecido, tan agradecido que mis niños eran aún pequeños cuando estaba en ese tipo de lugar.

Hoy mi esposa, es una mujer de fe, excelente compañera y temerosa del Señor, mis hijos están creciendo en la Santa y Sana doctrina del Señor Jesucristo, y esperando su venida.

Amén si, ven Señor Jesús!

Te amo Jesús!